10 remedios naturales efectivos para los cálculos biliares

¿Por qué se producen los cálculos biliares?
Las piedras o cálculos biliares se forman cuando existen sustancias en la bilis que se endurecen. Es por ello que los episodios más dolorosos se suelen presentar tras haber comido.

Las principales razones por las que se pueden formar cálculos biliares son:

* Porque el hígado elimina más colesterol del que la bilis puede disolver.
* Porque el cuerpo puede tener un exceso de pigmento llamado bilirrubina que no se puede disolver.
* Porque la vesícula biliar no puede vaciarse por completo o no puede vaciarse con la frecuencia necesaria.

Es aconsejable que ante el riesgo de cálculos biliares acudamos de inmediato al médico, ya que un tratamiento rápido y adecuado resulta de vital importancia para combatir los cálculos biliares y reducir el riesgo de inflamación del páncreas.

Sin embargo, existe una serie de remedios naturales que ayuda a prevenir y a tratar las piedras en la vesícula:

1. Infusión de cardo mariano

El cardo mariano contiene una sustancia amarga llamada silimarina que lo que hace es estimular la producción de bilis, cuyos efectos son la disminución de la concentración y eliminación de cálculos biliares. Además el cardo mariano también nos ayuda a mejorar el funcionamiento de nuestro hígado.

Poner en práctica este remedio tritura una cucharada de semillas de cardo mariano, y a continuación añádelas a una taza de agua hirviendo. Deja reposar la infusión durante unos 20 minutos, cuélala y añádele un poco de miel. Puedes tomarla dos o tres veces al día durante una semana.


2. Cúrcuma

Las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de la cúrcuma pueden ayudarnos a mejorar la solubilidad de la bilis y evitar la formación de piedras en la vesícula.

Para preparar este remedio mezcla media cucharadita de cúrcuma y media de miel y tómala cada día para mantener la vesícula sana.

3. Pera

Las peras contienen pectina, un compuesto que ayuda a suavizar los cálculos biliares llenos de colesterol, que a su vez se eliminan fácilmente del cuerpo.

Pon en práctica este remedio mezclando medio vaso de jugo de pero con medio vaso de agua caliente, y añadiendo dos cucharaditas de miel. Puedes beber la mezcla tres veces al día durante dos semanas.

También puedes pelar algunas pelas, cortarlas en trozos pequeños y cocinarlas durante al menos 20 minutos. Este remedio lo puedes repetir dos veces al día durante dos semanas.


4. Infusión de diente de león

Otra hierba útil para combatir los cálculos biliares es el diente de león, cuyos compuestos nos ayudan a la excreción biliar del hígado, así como también a desintoxicar y metabolizar la grasa acumulada en el hígado. Una vez el hígado funciona de forma correcta ayuda con el funcionamiento de la vesícula.

Par aponer en práctica el remedio coge una cucharadita de diente de león seco y ponla en una taza con agua caliente. Deja que repose durante 5 minutos, y a continuación cuélala y añade un poco de miel. Puedes beber esta infusión dos o tres veces al día durante un par de semanas o tres.

5. Infusión de menta

La menta posee propiedades que nos ayudan a mejorar la digestión, estimulando el flujo de bilis y otros jugos digestivos. También tiene un compuesto llamado terpeno que facilita la disolución eficaz de cálculos biliares, y además la menta ayuda a relajar los espasmos y a aliviar el dolor agudo producido por las piedras en la vesícula.

Para poner en práctica este remedio hierve una taza de agua, agrega una cucharadita de hojas secas de menta y cuando hierva, retírala del fuego y déjala a remojo durante unos 5 minutos. A continuación, cuélala y añádele una cucharadita de miel. Puedes tomas esta infusión dos veces al día durante unas 4 o 6 semanas, y mejor si lo haces entre comidas para conseguir mejores resultados.

6. Jugo de limón

El jugo de limón impide que nuestro hígado produzca colesterol, y eso sumado a que la pectina que contiene el jugo de limón, nos ayudará a eliminar el dolor de la vesícula biliar provocado por los cálculos.

Además, el limón también posee vitamina C, lo cual hace que el colesterol sea más soluble en agua, y promoverá una eliminación más rápida de los productos de desecho.

Para poner en práctica el remedio exprime el jugo de 4 limones, y tómatelo durante una semana cada mañana con el estómago vacío, seguido de un vaso de agua.

También puedes beber cuatro cucharadas de jugo de limón mezclado con un vaso de agua tibia con el estómago vacío cada día durante varias semanas para eliminar del cuerpo los cálculos.

7. Aceite de ricino

Las propiedades antiinflamatorias del aceite de ricino nos ayudan a neutralizar la inflamación y dolor producidos por los cálculos biliares. Para poner en práctica este remedio calienta una taza de aceite de ricino puro prensado en frío en una sartén. Remoja una gasa en el aceite caliente y a continuación coloca la gasa sobre el lado derecho del estómago que es donde se encuentra la vesícula. Cubre la gasa con papel transparente, y encima de ella coloca una bolsa de agua caliente entre 30 y 60 minutos.

Puedes repetir el proceso tras veces por semana hasta que se notemos la mejoría.


8. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de manzana es ácido, y por ello impide que el hígado produzca colesterol, que es el responsable de formar el tipo más común de cálculos biliares. Además, el vinagre de manzana también nos ayuda a disolver los cálculos biliares y aliviar el dolor que estos producen.

Para poner en práctica este remedio mezclaremos una cucharada de vinagre de sidra de manzana con un vaso de jugo de manzana. Deberás tomarlo cada vez que sientas el dolor producido por los cálculos biliares, ya que este remedio te ayudará a disminuirlo en tan solo unos 15 minutos.
Por otro lado, como remedio de prevención puedes tomar cada mañana con el estómago vacío un vaso de agua tibia con dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana y una cucharadita de jugo de limón.

9. Jugo de verduras

Una de las principales recomendaciones cuando sufrimos cálculos biliares es la de reducir el consumo de alimentos fritos y grasos. Podemos sustituir estos alimentos por una dieta basada en frutas y verduras. Por ejemplo, un buen remedio es el jugo de vegetales, hecho con raíz de remolacha, pepino y zanahorias.

La raíz de remolacha nos ayudará a limpiar el hígado y fortalecerá la vesícula biliar. El pepino, al contener mucha agua resulta muy bueno para desintoxicar el hígado y la vesícula, y las zanahorias son ricas en vitamina C y otros nutrientes que resultan buenos para mantener nuestro sistema inmune.

Para poner en práctica este zumo de verduras extrae una raíz de remolacha, un pepino y cuatro zanahorias de tamaño medio, y mézclalo con una batidora. Puedes beber este jugo dos veces al día durante dos semanas para notar la mejoría.

10. Vino

Desde la Universidad de East Anglia los investigadores descubrieron que el vino puede ayudar a prevenir los ataques de cálculos biliares. Para ello, cuando empieces a sufrir dolor de cálculos biliares bebe medio vaso de vino y en 20 minutos empezarás a notar alivio.

Tomas medio vaso al día de vino además puede reducir la cantidad de ataques de cálculos biliares hasta un 40%.

admin
La naturaleza en la salud

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*