Las vitaminas que necesitan tu piel y tu pelo

La vitamina C aporta luminosidad, la vitamina A previene el daño celular y la vitamina E tiene un alto poder antiedad. Pero hay más… Descubre qué vitaminas necesitas para tener la piel más bonita.

Las vitaminas son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo, pero también para la belleza de la piel y el cabello. Una buena alimentación se refleja también en nuestro rostro. Además, las vitaminas son uno de los ingredientes más habituales en muchos productos de belleza y maquillaje, porque ayudan a retrasar el envejecimiento.

La más conocida es la vitamina C, ya que es un potente antioxidante que combate las manchas, las arrugas y las desigualdades del tono. Pero hay muchas más vitaminas importantes para la belleza de la piel.

Vitamina A: defensa solar

Previene el daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel porque protege contra la radiación ultravioleta e inhibe el crecimiento de las células cancerosas. Su ingesta es imprescindible en primavera porque prepara la piel reforzándola frente al sol y ayuda a activar el bronceado y que éste este sea más intenso y duradero. 

– ¿Dónde la encuentras? Las espinacas y otros alimentos de hoja verdes aportan mucha vitamina A. Los betacarotenos se convierten en vitamina A una vez los ingerimos. Son fácilmente reconocibles pues están presentes en la mayoría de alimentos de color rojo-anaranjado (zanahoria, calabaza, batata, tomates). 

Vitamina B5: la más hidratante

Conocida también como ácido pantonéico, entre sus propiedades de belleza destaca la capacidad que tiene para hidratar la piel y la suavidad que aporta. Puede prevenir las arrugas y el envejecimiento y es estupenda a la hora de acelerar la curación de heridas o quemaduras.  

– ¿Dónde la encuentras? En la yema de huevo, alimentos de casquería como el hígado y los riñones. También en los cereales enteros, legumbres, leche y derivados y en los champiñones

Vitamina B7: densidad capilar

También llamada biotina, es la responsable de un cabello, unas uñas y una piel sanas. Ayuda a activar el crecimiento del cabello y lo redensifica. Se ha comprobado que también mejora las imperfecciones y el acné. 

– ¿Dónde la encuentras? En frambuesas, legumbres, la yema de huevo, nueces, la cebada, el salmón o los plátanos. 

Vitamina B12: buen tono de piel

Es responsable de la formación de glóbulos rojos y es considerada una vitamina antienvejecimiento. Destaca además por regular la pigmentación de la piel e iluminarla unificando el tono. 

– ¿Dónde la encuentras? Los alimentos más ricos en vitamina B12 son la levadura de cerveza, las sardinas, el marisco, el caviar y el hígado. Fumadores, bebedores y veganos necesitan una dosis más alta de vitamina B12.

Vitamina C: firmeza y luminosidad

Además de sus propiedades antioxidantes, se trata de un nutriente esencial que el cuerpo necesita para la construcción y mantenimiento de los tejidos porque estimula la síntesis de colágeno, la proteína que forma la estructura básica de la piel. Y aumenta la luminosidad de la piel.

– ¿Dónde la encuentras? Las frutas con más contenido en vitamina C son: la acerola, el camu camu, la grosella negra, el kiwi, el caqui, la papaya y la fresa. Y entre las hortalizas y verduras destacan especialmente las guindillas verdes, el pimiento rojo, el brócoli y las coles de Bruselas. También son una fuente importante de vitamina C hierbas aromáticas como el tomillo o el perejil.

Vitamina D: antioxidante

Ayuda al cuerpo a absorber el calcio para que los huesos y los dientes estén sanos y fuertes. Además, es un potente antioxidante, superior a la vitamina E en cuanto a la reducción de la oxidación lipídica o de grasas y a la hora de estimular enzimas que protegen frente a la oxidación. Si quieres saber más sobre la Vitamina D 

– ¿Dónde la encuentras? El cuerpo produce vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Con una adecuada exposición solar, 5  o 10 minutos al sol sin FPS y una correcta alimentación que incluya lácteos, pescados azules y cereales sería suficiente para satisfacer las necesidades diarias de vitamina D.

Vitamina E: efecto antiedad

Es un potente antioxidante capaz de neutralizar el daño producido por los radicales libres. Es la mejor a la hora de luchar contra la polución ambiental y combate las arrugas ralentizando el envejecimiento de las células y preservando el colágeno. También acelera la curación de las cicatrices.

– ¿Dónde la encuentras? En los aceites vegetales y en alimentos como las semillas de girasol, las almendras, las nueces, las aceitunas o las verduras de hojas. Añadiendo pimienta a un plato, ya sea dulce (pimentón) o bastante picante (pimienta roja en polvo) estaremos aportando 30 mg de vitamina E, lo que se acerca a la dosis diaria recomendada que es de 50 gr.

Vitamina K: antiojeras

La vitamina K descongestiona la piel activando la circulación. De este modo combate el enrojecimiento cutáneo y la cuperosis. Resulta estupenda para eliminar bolsas y ojeras.

– ¿Dónde la encuentras? En hierbas frescas como la albahaca y la salvia, en los vegetales de hoja verde (lechuga, acelga, espinaca, grelo, berro, repollo…), verduras como el brócoli o las coles de Bruselas, huevos, cereales o carne roja. Una ración de uvas de un tamaño similar a una taza, contiene el 28 por ciento de tus necesidades diarias de vitamina K. 

admin
La naturaleza en la salud

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*