Libérate del estrés con esta infusión de manzanilla y lavanda

En lo que se refiere a la acción farmacológica de la lavanda, aporta un efecto antidepresivo, antiespasmódico y carminativo, es una planta especialmente aconsejada para disminuir los síntomas tanto del estrés como de la ansiedad y la depresión, actuando a su vez como un buen ansiolítico natural.

La dosis de estas infusiones oscila entre 2 y 4 tazas diarias. Si se consumen para tratar los problemas para dormir es importante ingerirla por la noche antes de acostarse o durante la noche.

  • Con la lavanda te puedes olvidar de las molestas ronchas de mosquito. El aceite de esta planta es un anti-inflamatorio natural que reduce la picazón, inflamación y enrojecimiento. Cuando tengas un piquete, aplica una gota o dos de aceite en el área y espera 15 minutos; aplica cada seis y ocho horas en las siguientes 24 horas.
  • Te relaja y favorece el descanso:tan sólo oler el aceite o las flores de lavanda te produce sueño, debido a que disminuye tu frecuencia cardíaca y la presión arterial. Puedes colocar las hojas secas en un molde cerca de tu mesa de noche.
  • A su vez la manzanilla sirve para controlar la ansiedad, los nervios y el insomnio. Si se toma una taza caliente, sentirá los beneficios tranquilizantes de esta hierba que permitirá aliviar algunos síntomas de depresión, ansiedad y ayudarán a conciliar el sueño para aquellos que tienen dificultad para dormir

Cómo prepararla:

1 a 2 cucharaditas de hierba seca de lavanda y manzanilla

1 taza de agua

Elaboración:

1) Hierve en un cazo una taza de agua.

2) Cuando empiece a entrar en ebullición añade la lavanda y la manzanilla, dejándola en el fuego durante 3 minutos.

3) Apaga y deja en reposo otros 3 minutos.

4) Finalmente cuela y endulza con azúcar o miel.

admin
La naturaleza en la salud

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*